Vidal Brujan narra vicisitudes atraviesan peloteros de ligas menores

La vida de los peloteros de ligas menores no es color de rosa como muchas personas la ven desde afuera.

Desde llegar antes de las 7 de la mañana a un estadio de béisbol para jugar un partido de la una de la tarde sin saber a qué hora van a comer ni a salir del recinto, además de que los sueldos son pírricos; se paga a los clubbie (personal que se encarga de poner todo listo a los peloteros en el club house), la renta, comida, el transporte, entre otros gastos que incurren a los jóvenes peloteros son temas que la gente desconoce, según narra Vidal Brujan, en un instagram Live con el editor deportivo de El Nuevo Diario.

Brujan, quien recibió un bono de 15 mil dólares por la firma hace cinco años, recibió el dinero un año más tarde, por lo que incurrió en préstamos y en ayuda de amigos para subsistir.

“Esto no es un cachú como se dice en buen dominicano. Cuando firmas tienes que pedir prestado, porque el bono no llega a tiempo. En lo personal me lo dieron un año después”, declaró Brujan, de 22 años y nativo de San Pedro de Macorís.

Al inicio es difícil por la poca experiencia cuando viajamos. A nosotros nos educan, aunque algunos no quieren, es como aprendes o aprendes, pero al final esto es una escuela”, añade el jugador que tiene 5 años militando con la organización de los Rays de Tampa.

“Un pelotero de liga menor a las 5 de la tarde no ha comido, solo el desayuno de las 7 de la mañana. Es una costumbre vivir en terreno de juego, todo eso por un sueño. Esto no es fácil, pero al final uno hace lo que a uno le gusta”, exterioriza, no obstante dice que por el cansancio a veces llegan a casa y no comen, se duermen y cenan más tarde. “Es que llego explotado y ni deseos de cocinar tengo. Imagínense ese sol en Florida y Arizona. Con qué deseo de hacer comida uno tiene”, se pregunta.

Además de que la comida no es de agrado, porque en la mayoría es americana. “Yo desayuno a las 7 de la mañana y vuelvo a comer a las 11 de la noche. Resisto por el gatorade”, revela.

 

 

Por: Por William Aish

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *