Rinden homenaje en el Alto Manhattan a médico dominicano fallecido por coronavirus

Entre lágrimas, banderas de diferentes países, oraciones y canciones de despedida final, el grupo SOMOS, integrado por casi cuatro mil médicos, rindió ayer lunes en la mañana un emotivo homenaje al doctor Ydelfonso Decoo, fundador de la entidad y quien murió por coronavirus hace cuatro días.

El lúgubre acto, se celebró frente al restaurante dominicano “La Nueva España” en la intersección de las calles Dickman y 2017 en el sector Inwood, donde también SOMOS está distribuyendo comida diariamente a miles de residentes en el Alto Manhattan.

El fallecido se unió en septiembre de 2020 al Grupo Médico Corinthian IPA, que luego se convirtió en SOMOS y ejerció durante 42 años sus especialidades en medicina comunitaria, familiar y pediatría, dirigiendo su consultorio en el edificio 330 suite 1-A  de la avenida Wadsworth en el Alto Manhattan, donde atendió a miles de dominicanos y latinos.

Se graduó en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), de donde emigró a Estados Unidos para seguir ejerciendo, logrando numerosos reconocimientos del  Centro Médico y Salud Mental del hospital  Lincoln en El Bronx,  donde hizo su residencia o pasantía como médico, recibió la licencia para ejercer del estado de Nueva York en 1987 la que estaba en vigencia hasta 2022.

Fue reconocido también por el Programa de Reconocimiento de Conexiones de Práctica Médica,  el Comité Nacional para Aseguramiento de la Calidad, 2010-2013, Programa de reconocimiento del medicina familiar  centrada en el paciente y del Comité nacional para el aseguramiento de la calidad, 2010-2013, entre otros.

El doctor Ramón Tallaj, presidente de SOMOS, resaltó la trayectoria y los aportes de Decoo a las comunidades más vulnerables, después de hacer la invocación religiosa del acto a cargo de una reverenda.

Dijo que el difunto siempre fue un médico que se destacó trabajando en beneficio de los pacientes inmigrantes de la ciudad, como los hispanos, los asiáticos y otros.

“El doctor Decoo, fue siempre solidario y altruista con los más pobres, abrazando la causa de la justicia social para todos”, añadió Tallaj.

La viuda del fallecido, señora Maura de Decoo, sin poder contener el llanto y con palabras ahogadas, describió a su esposo como un excelente hombre, padre ejemplar y un profesional que nunca dio la espalda a los que no tenían dinero, cuando iban a su consultorio.

“Siempre ayudaba a los necesitados, sin importarle si tenían dinero o no, o si los seguros estaban vigentes o caducados, él, primero los atendía para garantizar su buena salud y después se arreglaba con las aseguradoras”, explicó la viuda.

“Se preocupaba mucho por su gente y ahora ya no podrá hacer nada por ellos”, añadió rota en llanto la viuda.

 

Por: Miguel Cruz

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *