Aseguran que ante pandemia actual teletrabajo está expuesto a delitos cibernéticos

La pandemia del COVID-19 ha cambiado la dinámica humana tanto en el aspecto personal como en el profesional y las empresas han implementado el teletrabajo como una medida eficaz la cual está expuesta a que los colaboradores puedan ser víctimas de delitos cibernéticos de todo tipo.

Según nota de prensa, Antonia Durán, de Marsh Risk Consulting, área especializada en consultoría de Riesgos de Marsh Franco Acra, firma de consultoría, gestión de riesgos y seguros, resaltó que es imprescindible contar con una correcta asesoría para que dichos ataques no atenten contra la seguridad de la información y productividad de los colaboradores.

Igualmente, se preguntó ¿hasta qué punto las organizaciones están debidamente protegidas ante ciberataques hoy?

Asimismo, indicó que estas cuestionantes invitan a reflexionar, en un contexto donde los colaboradores de las empresas se encuentran cada vez más atentos a las informaciones del COVID-19 y con ello, más expuestos a un posible ataque cibernético.

En ese sentido, resaltó que ataques de tipo ransomware o phishing son uno de los más comunes, dado que se pueden infiltrar a través de una noticia falsa o un correo de una dirección no identificada.

“Aunque el teletrabajo es una alternativa para las organizaciones, éstas deben evaluar los escenarios de riesgo a los que el negocio está expuesto”, agregó.

Resaltó además, que es necesario verificar la fragilidad del acceso a la información y las conexiones que los colaboradores están usando desde casa, para evitar ser vulnerables a un posible ciberataque, los cuales ante el escenario del COVID-19 se han incrementado en muchas partes del mundo.

“Claramente, si los sistemas de trabajo remoto no han sido correctamente validados, estamos expuestos a ataques que toman como bases infraestructuras debilitadas y poco monitoreadas”, puntualizó.

La nota también indica, que con base en el análisis de la situación actual realizado por Marsh Risk Consulting, entre las consecuencias producto de un ataque en esta modalidad de trabajo, sobresalen:

  • La fuga de información.
  • Alteración de datos.
  • Acceso no autorizado.
  • Robo de identidad.
  • Infección de Malware.
  • Interceptación de comunicaciones.
  • Afectación de la disponibilidad y la denegación de servicios.

“Frente al esquema de trabajo actual de las compañías, es clave que los usuarios estén siempre atentos a cualquier correo de origen extraño o con un adjunto que no estaba esperando, que hagan uso de mecanismos de doble factor de autenticación o autentificación de 2 pasos, y que se aseguren de mantener sus equipos actualizados y con software antivirus”, agregó, Edson Villar, de Marsh Risk Consulting.

Recomendaciones:

Para poder mitigar alguno de estos puntos, las empresas deben considerar fortalecer los siguientes protocolos:

  • Realizar una revisión de las medidas de seguridad para el teletrabajo, con base en alguna buena práctica.
  • Hacer uso de protocolos seguros de comunicación y doble factor de autentificación.
  • Reforzar los mensajes de concientización en ciberseguridad en colaboradores y terceros que tengan acceso a la red y sistemas de la compañía.
  • Monitorear permanentemente eventos de seguridad que podrían sugerir un ciberincidente en proceso o que ya ha ocurrido.
  • Definir un plan de respuesta ante ciberincidentes.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *